Buscar este blog

martes, 10 de junio de 2008

Escenarios...

“Te digo adiós y acaso en esta despedida mi mas hermoso sueño muera dentro de mi, pero te digo adiós para toda la vida, aunque toda la vida siga pensando en ti”
Los escenarios de nuestras vidas cambian constantemente, algunos los elegimos, otros nos encuentran encima de ellos sin saber muy bien cómo o porqué y algunos nos invitan constantemente a subir pero por alguna razón nunca lo hacemos.
Escenarios que por largos años nos colmaron de felicidad, en los que trabajamos y soñamos nuestro futuro. Escenarios fuera de los cuales no podíamos pensarnos. Escenarios que abandonamos no sin dolor, no sin dejar algo del alma allí resguardada. Escenarios que después, desde la vereda de enfrente contemplamos: alguna vez estuvimos allí, alguna vez formamos parte del espectáculo.
Tiempos preciosos de ardua labor, de sencilla felicidad, de profundos dolores. Tiempos pasados, pasados ya muy pasados, como si toda una vida hubiese transcurrido desde esos años hasta el presente.
Esos tiempos se recuerdan, se rememoran desde el hoy, desde estos otros espectáculos que nos tienen como protagonistas. Espectáculos muy diferentes de aquellos, pero que hoy constituyen nuestro presente, nuestro andar, nuestra alegría y nuestros insomnios.
Desde aquí es que veo transcurrir el espectáculo del ayer, y lo veo transcurrir con cierta nostalgia, por un ayer que ya no está, por un ayer que no pudo cumplir con los sueños…
Pero este ayer, es nuestra historia, y gracias a ese ayer es que hoy nos encontramos aquí, siendo los actores principales de nuestra propia obra, que es nuestra vida, que son nuestras decisiones, los mojones que marcan el curso de nuestro destino.

11/01/08

1 comentario:

Princesse Sadique dijo...

Lo dramático de todo esto (dramático por representación y a la vez por estilo) es que según en que lugar de la tríada temporal estemos parados,veremos distinto el mismo punto, y la gran obra de nuestras vidas siempre se yuxtapondrá al hecho de vivirla, por lo cual, el hecho mismo de estar vivo es una tarea actoral que implica algo más que hacer que confluyan la fisiomía y la emoción...

ese algo más es lo que nos vuelve pensantes?

lo que nos provoca inestabilidad e inconformismo?

no sabemos. Mientras tanto...



show must go on.









PD: muchacha, me siento muy conectada con usted.