Buscar este blog

viernes, 4 de noviembre de 2011

Narciso


Qué si te amaba?
No, no a ti.
Amaba tu imagen
La imagen que había moldeado a puros sueños para ti
Amaba mi creación.
Mis deseos reflejados en un espejo
Una ilusión.
La ilusión que deposito cada tanto en personas
Que decoran cuerpos
Que los recubren con un velo obnubilante.
Amaba un decorado
Una escenografía que me remitía a la obra de mis pasiones.
Una obra que tomaba de ti algunos rasgos, exacerbándolos, eliminándolos, decorándolos…
No fuiste tú
Nunca se trató de ti
Sólo estuve yo en escena.
Mi cuerpo, mis deseos, mis ilusiones.
Hoy vuelves a cobrar carácter mortal
Pierdes tu brillo, tu incandescencia
Y me alegro.
Uno más, una más, unos más…
Quizás comience a conocer la persona que eres,
Aquella que escondí cuidadosamente detrás de tan bella luz.
Quizás no me interese, no me intereses…
Sólo se que se tratará de ti,
Y ya no de mi reflejo.

05/11/11

2 comentarios:

Salem dijo...

Lo peor que puedes hacer es idealizar a una persona, o con el paso del tiempo taparte los ojos y seguir escuchando los cantos de sirena..

Todos aprendemos de las derrotas y de las desilusiones, pero cuando volvemos a 'engancharnos' cuesta tanto darse cuenta..

(: Te sigo de cerca.

Bárbara... dijo...

Coincido plenamente!
Y yo a ti querido amigo...