Buscar este blog

miércoles, 9 de diciembre de 2009

Paisajes


Todo el tiempo frente a nosotros se abren diversos caminos, nuevas oportunidades, decisiones que debemos tomer.
Elecciones que se nos presentan y que marcarán por lo tanto los nuevos pasos, que irán determinando como mojones el rumbo de nuestra vida.
Nuevos escenarios que nos toman como sus protagonistas, y que conllevan la renuncia a muchos otros.
Cada decisión entonces, se presenta como un paisaje como este, con luces y sombras. Elegir algo es al mismo tiempo no elegir muchas otras opciones que teníamos en ese mismo momento. Toda elección implica entonces una pérdida, un resto que queda.
Pero cuando finalmente sabemos que es lo queremos para nosotros, sabemos que escenario queremos que nos encuentre como sus principales actores, entonces la situación se torna más simple.
El camino es estrecho, y vemos a nuestros lados diversas sombras que amenazan con sus dudas el trayecto pautado, sombras del pasado, temores de lo que vendrá...
Pero tranquilo, si tú sabes hacia donde vas, si logras ver aunque sea muy a lo lejos todavía, pero logras ver la luz que se halla al fin del camino, no titubearas en tus pasos, porque podrás ver que esas amenazas son sólo sombras... lo que se produce cuando cuerpo está embebido de luz...
Y hacia la luz te diriges...
entonces, estás en buen camino.
14/01/08

3 comentarios:

Vértigo dijo...

Me gustaría estar en ese buen camino, pero no lo sé...

Bárbara... dijo...

No se cuál será ese camino para vos... pero no creo que te sea tan difil encontrarlo. Tienes una gran capacidad para ver el mundo y para verte. Quizás lo que te asalten sean miedos disfrazados de dudas...
Y es que arriesgarse a algo siempre implica algo de vértigo...

Vértigo dijo...

Gracias por tus palabras.